Siguenos en:
viernes, marzo 24, 2017
Uno, dos, tres

Un excondenado quiere ser candidato presidencial

miércoles, marzo 15, 2017 21:59

La campaña para elegir al sucesor del presidente Santos inició con mucha anticipación, pero, paradójicamente, nada está más confuso que eso. Dentro de catorce meses habrá elecciones presidenciales. Ni candidatos que parecen tener asegurada la nominación dentro de sus respectivos partidos tienen claro qué va a pasar.

Germán Vargas tiene el apoyo de Cambio Radical, pero busca alianza con partidos que hasta ahora le han sido hostiles, como el liberalismo y la U.

Jorge Enrique Robledo, que tiene el apoyo de parte del Polo, enfrenta una fuerte disidencia del sector de la ministra Clara López, quien a su vez debe resolver si se va o se queda en el Gobierno.

Gustavo Petro, que maneja su propio partido, el Progresismo, no parece encontrar espacio para llevar su candidatura más allá de sus propias huestes.

El Partido Liberal está ante la incertidumbre de Humberto de la Calle para lanzarse como candidato, mientras dos competidores posibles hacen campaña a medias: Juan Manuel Galán y Luis Fernando Velasco.

El Partido Conservador está bloqueado: el exprocurador Alejandro Ordóñez está tentado a lanzarse por firmas. Marta Lucía Ramírez promueve su candidatura, pero surge con muchísima fuerza el nombre del exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos. Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, no parece encontrar el camino despejado para lanzar su nombre.

En la U, Juan Carlos Pinzón, Roy Barreras y Aurelio Iragorri están luchando, pero ninguno tiene el apoyo mayoritario de sus sectores parlamentarios.

El Centro Democrático, con serios conflictos internos y afectado por el escándalo de Odebrecht, que llevó al precandidato Óscar Iván Zuluaga a hacerse a un lado, parece esperar a Luis Alfredo Ramos, próximo a quedar sin cargos penales en la Corte Suprema.

Marcha Patriótica, con Piedad Córdoba, no arranca, a la espera del partido político de las Farc.

Alianza Verde, con Claudia López y Antonio Navarro, esperan hacer una consulta con Sergio Fajardo y escoger un candidato único que haga campaña con la bandera de la anticorrupción.

Pero lo que nadie esperaba es la llegada de un excondenado por el proceso 8000: ¡el excontralor David Turbay Turbay! Él fue condenado a 70 meses de prisión por el delito de enriquecimiento ilícito, porque recibió dineros del cartel de Cali para financiar sus campañas políticas. Para algunos es un mal chiste de Turbay, quien considera que no está inhabilitado para serlo. A su favor está que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos declaró nula la sentencia.

publicidad