Siguenos en:
viernes, agosto 18, 2017
Uno, dos, tres

Son increíbles las cosas que pasan con la justicia de nuestro país

jueves, julio 27, 2017 22:03

Avanza la audiencia de imputación de cargos sobre los escandalosos sobrecostos que la nación terminó pagando por la Refinería de Cartagena.

En los juzgados de Paloquemao se escucha a dirigentes como Orlando José Cabrales y Reyes Reinoso, exdirectivos de Reficar, y a los exmiembros de la junta directiva Felipe Laverde, Carlos Alberto Lloreda y Nicolás Isaksson. Asimismo, a Pedro Rosales, directivo de Ecopetrol, y a través de videoconferencia desde Washington, a los directivos Philip Asherman y Massoud Deidehban.

Sin embargo, y contrario a la mayoría de las diligencias de este tipo, han pasado más de treinta horas y la audiencia apenas toca la primera etapa. ¡La causa es la más absurda e increíble! Hay que traducir al inglés, palabra por palabra, debido a que la defensa de Asherman y Deidehban solicitó a la Fiscalía que se hiciera así, por ser de tanta trascendencia para sus defendidos, y por el derecho que tienen de conocer los cargos que les imputaban.

El tema es tan absurdo que el juez ha tenido que suspender la audiencia varias veces, porque los acusados no entienden la traducción. Inclusive el juez, confundido, le preguntó al traductor: «¿Está facultado para traducir lo que dice la Fiscalía?»; el traductor contestó: «Sí, su señoría».

El asunto alcanzó hasta niveles de ridiculez. Vean: la defensa desde Washington tenía que corregir palabras mal pronunciadas y hasta uno de los abogados dijo: «El traductor no conoce los términos. Tiene un inglés bueno para trabajar en un almacén de mercado, pero no tiene conocimientos de abogado para dar una traducción exacta de lo que se dice en la audiencia». Ese comentario llevó al juez a suspender la audiencia hasta que cambiaran al traductor.

Esas son las cosas que no pasan sino en nuestro país… ¡Ay, mi país, mi país, mi país!

 

 

publicidad