Siguenos en:
lunes, junio 26, 2017
Uno, dos, tres

La historia de un ministro que logró una misión que parecía imposible. ¡Aaah! Miniñapa para América de Cali

miércoles, junio 7, 2017 22:03

El ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, hizo algo que ninguno de sus antecesores ha hecho: cara a cara se midió con cientos de arroceros que se agolparon frente a su despacho para pedir que la cosecha se comprara a un precio competitivo. Sin su esquema de seguridad, el ministro Iragorri salió a la calle para dialogar directamente con los cultivadores del grano.

Mientras los promotores de la protesta, encabezados por el representante de Dignidad Agropecuaria, Óscar Gutiérrez, arengaban a los arroceros, el ministro se confundió con la multitud y comenzó a escuchar atentamente los reclamos de los campesinos. La actitud del ministro provocó un giro inesperado de la protesta: los arroceros comenzaron a abuchear a los líderes que convocaron la marcha, y exigieron a gritos la presencia del ministro en tarima.

Los líderes de la protesta no tuvieron más remedio que darle la palabra al ministro, quien en tarima logró conjurar nueva movilización de los arroceros. Conciliador y bravo.

Y tengo ñapa: ojalá por afecto, por amor, por apoyo al América de Cali, sus hinchas vayan a Tu Boleta o a Cine Colombia, y compren sus boletas para el clásico de mañana, como si fueran a ir; es una manera maravillosa de respaldar al América, que lo merece, y de rechazar a los violentos que tanto daño le hacen a «la Mechita».

 

 

publicidad