Siguenos en:
martes, julio 25, 2017
Uno, dos, tres

La Corte Suprema, entre la justicia y la política

viernes, julio 14, 2017 21:48

Cónclave en la Corte Suprema de Justicia para tratar de destaponar lo que está bloqueado. Como se sabe, una brava división interna tiene paralizada a la Corte. El miércoles, la Sala Plena intentará, por centésima vez, conformar la terna de donde saldrá el reemplazo del exmagistrado de la Corte Constitucional Jorge Iván Palacio. Los 23 magistrados acordaron que ese día no se retirarán de la mesa hasta no elegir a los tres candidatos que serán enviados al Senado para que, de allí, esa corporación haga la elección.

La Corte está dividida en dos grandes grupos: el de los juristas y el de los políticos; a los juristas se les conoce en los pasillos con el nombre de «los paisas», y a los demás, como «los políticos». Ambos bloques tienen cada uno 11 votos, sin que ninguno haya logrado los 16 votos mínimos que se requieren.

Esta profunda división tiene una explicación y es que el grupo de los juristas se opone a que se escoja a políticos como candidatos a la Corte Constitucional. Por eso, bloquean nombres como los de Wilson Ruiz y Martha Castañeda. El nombre de Diego Ardila es considerado por el grupo de los juristas como un hombre con méritos para llegar a la Corte Constitucional.

Del bloque de magistrados juristas hacen parte Alonso Rico, Álvaro Fernando García,Rigoberto Echeverri, Fernando Castillo y Ariel Salazar. El grupo de los magistrados políticos lo encabeza Luis Gabriel Miranda, quien es el impulsor de la candidatura de Wilson Ruiz, exmagistrado del penoso Consejo Superior de la Judicatura.

Dicen magistrados que los políticos son muy cercanos al exprocurador Alejandro Ordóñez.

Parodiando al mismo doctor Ordóñez: «Que Dios nos proteja».

publicidad