Siguenos en:
sábado, diciembre 10, 2016
Salud

Solo un 1 % de personas afectadas por Chagas se detecta cada año en América

domingo, noviembre 27, 2016 08:49
Solo un 1 % de las personas infectadas cada año por la enfermedad de Chagas en la región de las Américas es detectado, afirmó el asesor regional del Cono Sur en Chagas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Roberto Salvatella.

El Chagas está considerado una enfermedad olvidada porque desde los años 60 no se desarrollan nuevos fármacos para tratarla.

La enfermedad está ocasionada por el parásito Trypanosoma cruzi, que es transmitido al organismo por la picadura de las "vinchucas", un insecto presente en casas, granjas o establos.

Salvatella indicó que en los últimos años se ha registrado un crecimiento paulatino en el número de diagnósticos del mal de Chagas en las Américas, del que se confirmaron 100.000 casos solo en 2015.

Señaló que continúa siendo una enfermedad desatendida, que cuenta con "pocos recursos terapéuticos" para tratarla, y "recibe una baja atención de investigación y desarrollo".

Además, es una enfermedad crónica, pero que frecuentemente pasa desapercibida, dado que un 70 % de las personas infectadas conviven con esta enfermedad a lo largo de su vida sin presentar síntomas, observó.

El 30 % restante puede desarrollar cardiopatías y enfermedades del tubo digestivo, como el aumento del tamaño del esófago o del colon, que pueden derivar en complicaciones graves.

De hecho, se estima que entre 12.000 y 14.000 personas fallecen cada año en las Américas por complicaciones derivadas del mal de Chagas, según Salvatella, quien hoy participó en la 22 reunión de la comisión intergubernamental del Cono Sur para la prevención y atención de la enfermedad de Chagas (Incosur/Chagas).

Salvatella señaló que las tres metas de la lucha contra el Chagas en la región son la interrupción de la transmisión a través del vector, el tamizaje universal en los bancos de sangre para evitar la transmisión por transfusiones, y la mejora en la cobertura y calidad de la atención médica a las personas afectadas.

Con respecto al control de los vectores, Salvatella destacó que es importante la mejora o sustitución de las viviendas, ya que las vinchucas más peligrosas tienen su hábitat en viviendas precarias, como las construidas con adobe.

Declaró además que, al producirse fenómenos de migración rural hacia las ciudades, donde la presencia del insecto es menor, la transmisión de la enfermedad por transfusiones de sangre o por vía congénita ha cobrado mayor importancia.

Agregó que el tamizaje universal de las muestras de sangre de personas donantes se ha alcanzado en los países del Cono Sur, pero todavía es necesario mejorar la atención y el tratamiento que reciben los donantes que dan positivo en Chagas.

Además, en el caso de las mujeres embarazadas, Salvatella destacó que debe estudiarse la presencia de Chagas en los controles prenatales y, en caso de que den positivo, debe estudiarse si la enfermedad está presente en el hijo, y en otros hijos de la misma mujer.

"Si el hijo da un resultado positivo, debe considerarse como un caso agudo, y recibir tratamiento, que tendrá un porcentaje de cura de casi el 100 %. Además, el diagnóstico abre la puerta a tratar a la madre fuera del embarazo, para bajar la presencia del parásito en la sangre y prevenir la transmisión en embarazos futuros", expuso.

Entre 6 y 7 millones de personas en todo el mundo padecen mal de Chagas, una enfermedad endémica en 21 países de América Latina, que causa graves problemas cardíacos o digestivos, pero que puede curarse si se detecta y se trata a tiempo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

EFE

publicidad