Siguenos en:
viernes, diciembre 9, 2016
Salud

Menopausia y su impacto en la piel

martes, octubre 18, 2016 07:44
Con motivo del Día Mundial de la Menopausia, 18 de octubre, la doctora Aurora Guerra Tapia, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, explica cuales son las repercusiones de esta etapa en la piel de las mujeres, debido a la deficiencia de estrógenos que se produce.

Esta deficiencia lo que provoca es una producción menor de grasa, menos sudor, así como una disminución parcial de su temperatura y un aumento de la permeabilidad y reactividad vascular, acortando el espesor de la dermis y epidermis, y evidenciándose un descenso del colágeno cutáneo y un envejecimiento global de la piel.

Como consecuencia de estos cambios fisiológicos, la piel se vuelve más seca, escamosa y menos elástica, con el consiguiente aumento de las arrugas cutáneas.

“Las mucosas pierden su grado de humedad. Las uñas crecen más lentamente, se hacen más frágiles, y con facilidad aparecen estrías y surcos en su superficie. El vello en general, y sobre todo el axilar y pubiano disminuye, pudiendo llegar a menos de la mitad de la densidad previa”.

El ciclo del cabello se reduce, resultando un pelo cada vez más fino y más corto, que da lugar a cierto grado de alopecia de forma similar a la que se presenta en el varón. Por el contrario, en muchas mujeres aparece un aumento del pelo de la zona de la barba y del bigote que les da aspecto masculino.

Además las mucosas se ven afectadas de forma especialmente intensa durante la peri y post-menopausia. Es común la sequedad vaginal y el prurito vulvar.

Paralelamente, es amplio el corolario de trastornos como ansiedad, depresión, irritabilidad, alteraciones del sueño y disminución de la líbido, aunque la génesis de ellos no se debe únicamente a la pérdida hormonal, sino también a los cambios vitales que suelen ocurrir en este periodo.

Para paliar y/o disminuir todos estos efectos, la doctora Guerra recomienda para la piel algunos tratamientos tópicos como el ácido retinóico, el ácido glicólico y la vitamina C.

Envejecimiento saludable

Según esta especialista, el envejecimiento es fruto de tres componentes: uno es el cronológico, dado que probablemente existe una programación genética, a modo de reloj biológico situada en cada célula o en un lugar central como puede ser el cerebro. Es intrínseco, gradual e inevitable.

Otro es el endocrino, que con las hormonas regula los cambios del organismo – de una forma brusca en la mujer con la menopausia-, y más lenta en el hombre pero igualmente involutiva.

Por último, el factor ambiental o extrínseco, como la irradiación ultravioleta, el tabaco, y otras agresiones externas que modifican los componentes anteriores. Todos ellos se imbrican y actúan de forma simultánea para abocar en el envejecimiento humano.

La menopausia por tanto, es un factor más, que puede ser conducido de forma equilibrada para que su impacto sea menor, permitiendo una mejor adaptación de la mujer a la nueva edad a la que es abocada, y una mejor calidad de vida, aclara la Dra. Guerra.

Otros consejos

Frente a los sofocos se aconseja evitar el café, alcohol, comida picante y tabaco, y utilizar fibras naturales; para las pérdidas de orina hay que evitar el sobrepeso y el estreñimiento para prevenir que el suelo pélvico se debilite, además de fortalecer la musculatura de esa zona.

Para la sequedad vaginal, los especialistas aconsejan usar lubricantes regularmente y ser “proactiva” en las relaciones sexuales como una buena vía para mantener la elasticidad, y para combatir el aumento de peso, nada como la dieta mediterránea el ejercicio y el ocio activo.

EFE

publicidad