Siguenos en:
sábado, diciembre 3, 2016
Salud

Florida está a punto de llegar a los mil casos de zika

martes, octubre 11, 2016 12:37
El brote de zika autóctono se descubrió el pasado julio.

Las autoridades de salud de Florida (EE.UU.) cifraron este martes en 996 los casos de zika registrados hasta ahora en el estado, de los cuales 146 son de transmisión local, 721 están relacionados con viajes y 103 corresponden a embarazadas.

La cifra de casos autóctonos se engrosó con cinco nuevos, de los cuales dos se registraron en Miami Beach y sobre los otros tres no se ha podido determinar dónde se produjo el contagio, señaló el Departamento de Salud de Florida.

Según un boletín difundido hoy, ya son 146 las personas que han contraído la enfermedad vírica en Florida y otras 721 las que contrajeron el virus del Zika en viajes al extranjero.

Aparte hay 103 casos de mujeres embarazadas, el grupo que más preocupación despierta, pues el virus de esta enfermedad originaria de África se transmite de la madre al feto y el hijo puede nacer con microcefalia, otras malformaciones y trastornos neurológicos.

El zika se transmite también por las picaduras del mosquito Aedes aegypti y de persona a persona por vía sexual.

El Departamento de Salud de Florida considera que en la actualidad el único foco de transmisión activa por picaduras de mosquito se localiza en Miami Beach.

Para combatir el brote de zika autóctono las autoridades han estado fumigando con insecticidas desde tierra y aire los posibles nidos de mosquitos y mantienen un control casa por casa en las zonas afectadas y otras para detectar posibles casos.

El pasado 1 de octubre las autoridades del condado Miami-Dade señalaron que los resultados preliminares de unas pruebas de detección de zika hechas a otro grupo de mosquitos en Miami Beach dieron positivo.

Este sería el sexto grupo de mosquitos que ha dado positivo a los test de descarte de zika, esta vez en la zona norte de esta ciudad costera. Los otros cinco grupos que dieron positivo a las pruebas de detección estaban en South Beach.

EFE

publicidad