Siguenos en:
viernes, mayo 26, 2017
Salud

Angustia y depresión, lo que más afecta a la población

miércoles, octubre 12, 2016 19:22
Las enfermedades mentales siempre nos han acompañado, pero existe un temor a reconocerlas y a enfrentarlas cuando la verdad es que todos en algún momento de la vida podemos sufrir de un trastorno, los más frecuentes ansiedad y depresión.

Así lo explicó el siquiatra Ricardo Angarita, “ciento por ciento todo ser humano puede tener al menos angustia, la ansiedad que ya es un trastorno, no me refiero a que nervios tengo un examen o que nervios me van a decir que no, me refiero a la ansiedad que lo deja paralizado, lo que se llama trastorno de ansiedad generalizada o las crisis sin limitantes”.

Y de la depresión ni hablar, según el especialista hay un aumento a raíz de la desconexión familiar que a su vez genera inestabilidad y falta de seguridad esto sumado a la microbiota que se altera.

“Porque un evento desbordante muy angustiante como la pérdida de un familiar como puede suceder en Colombia todavía en algunas regiones le bloquea el sistema inmunológico. Probablemente esa persona tenía la genética para hacer depresión pero si no hubiera sucedido el evento negativo no había entrado en depresión. Una vez entra en depresión el sistema inmune genera memorias y es muy fácil que ante la presencia de la bacteria que vuelve a crecer  cada vez que uno se vuelve ansioso vuelve a presentar en cuadro depresivo” dijo el especialista.

Por otro lado, un estudio reciente presentado en la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia sugiere que la depresión podría fomentar la enfermedad cardiaca en las mujeres mayores de 65 años, algo que aclara el doctor Angarita, “la depresión no fomenta la enfermedad cardiaca sino que la empeora, la empeora en la medida en que la persona entra en una fase en la que no tiene la energía suficiente, el interés de hacer ejercicio físico y eso afecta por supuesto la capacidad de adaptación del sistema cardiovascular entonces empeora es un factor de riesgo pero no la genera ni la fomenta”.

REDACCIÓN SALUD

publicidad