Siguenos en:
lunes, septiembre 26, 2016
Proceso de Paz con las Farc

Esta es la vida que dejan atrás los menores de las Farc

domingo, septiembre 11, 2016 08:53
Se estima que aproximadamente entre el 60% y el 70% de los guerrilleros, independientemente de su edad hoy, eran niños cuando ingresaron a las filas del grupo armado.
Ilustración: Carlos Andrés Bojacá Jimenéz

Niños del conflicto que cambian los juguetes por armas, las escondidas por trincheras y las canciones infantiles por versos revolucionarios que repiten una y otra vez para amenizar las marchas por la selva, iniciaron su salida este sábado de las filas de las Farc.

En los lugares más apartados, inaccesibles y olvidados del territorio colombiano, no hay Dios, ni ley, solo guerra. Entre selvas, valles y llanuras se entretejen las historias de niños que se han convertido en víctimas y victimarios.

De acuerdo con cifras del ICBF, cerca de 6 mil niños se han desvinculado de grupos armados en los últimos 17 años, el 60% pertenecían a las Farc. 

Todos los menores de 18 años que salgan de las filas son considerados víctimas y como tal tienen el derecho a la reparación integral.

Los niños guerrilleros

Serafín mira el tablero de ajedrez, no hace mucho aprendió a jugar pero le encanta, analiza todas las posibilidades antes de mover cualquier ficha, sabe de estrategia, era su trabajo a pesar de tener tan solo 16 años.

Hace un poco más de tres años pertenecía a las Farc, posteriormente estuvo bajo el amparo del Instituto Colombiano del Bienestar Familiar (ICBF), en el seno de una familia sustituta, que además de enseñarle a jugar ajedrez, le ha brindado la vida que jamás se atrevió a soñar.

Serafín es de Mapiripan, Meta, una de las zonas con más presencia de las Farc. Desde pequeño ha estado acostumbrado al sonido de las balas, por eso no le teme a la guerra. El pueblo cambiaba continuamente de dirigentes, pero no precisamente Alcaldes, sino de grupos ilegales al margen de la ley que tomaban el control por completo.

A los 12 años Serafín asistía de vez en cuando a la escuela porque la mayoría del tiempo se dedicaba a trabajar la tierra para ayudar a mantener a su familia, conformada por su mamá y sus tres hermanas menores. Su padre desapareció en las épocas en que las AUC controlaban la zona. 

Trabajando en un cultivo de arroz conoció a un hombre muy generoso que le regalaba comida y le ofreció trabajo, tres comidas al día y un ‘buen’ sueldo. Pasaba horas hablándole a él y a otros niños sobre revolución, sobre lo malo que era el Estado para que se unieran al grupo armado.

El día que dejó su casa, su mamá no estaba, así se lo aconsejaron para evitar despedidas, se embarcó en la lucha armada en un camión junto con otros niños de veredas vecinas. Después tuvieron que caminar varios kilómetros, pero él estaba acostumbrado, también lo hacía para ir al trabajo o a la escuela. Cuando llegaron al campamento, les dieron uniformes y comenzaron las capacitaciones.

Los peones de la guerra son los niños vinculados al conflicto. Miles de menores son incluidos en la guerra de diferentes formas: por manipulación, oferta de mejores condiciones económicas o como impuesto de guerra para someter a los pueblos y de esta forma convertirlos en cómplices y obligarlos a guardar silencio.

No es reinserción, es reparación:

Este sábado como parte de lo acordado en La Habana por el Gobierno y las Farc, salieron 13 menores de edad que hacían parte activa de esta guerrilla. los niños fueron recibidos por el Comité Internacional de la Cruz Roja y Unicef.

Luego de hacer las primeras verificaciones de rutina las entidades indicaron que los menores se encuentran en buen estado de salud y que el paso a seguir es buscar los lugares transitorios de acogida, donde los menores serán sometidos a una segunda valoración médica y psicológica.

Superada esa fase, los menores recibirán actividades preparatorias para su reincorporación, reparación integral e inclusión social.

Cabe recordar que en febrero de 2015 las Farc se comprometieron unilateralmente a dejar de reclutar menores de 17 años, posteriormente, en mayo de este año, en la mesa de negociaciones se creó un plan que permita desvincular a todos los menores de edad que están en la filas de las Farc.

De esos menores, los de de 14 años o menos, en ningún caso pueden ser declarados penalmente responsables, por otro lado, los menores entre 14 y 15 años se les aplicará el beneficio de indulto por el delito de rebelión y conexos.

Los niños en las filas de los grupos armados se convierten en objetivo de guerra para grupos como las Farc, el ELN o las Bacrim, por su condición de vulnerabilidad.

Según una investigación del Centro de Memoria Histórica el 92% de estos menores estaban expuestos a combates permanentes, antes de pertenecer a las Farc.

Cuando los menores quedan en manos del ICBF entran en un proceso de restablecimiento de derechos que busca satisfacer las necesidades básicas del menor, el 82% de los niños recuperados sufren de desnutrición y el 20% no saben leer ni escribir.

Al empezar este ciclo en el que se les brinda seguridad, educación, salud y acompañamiento psicológico, el Gobierno busca resocializar al niño como víctima, más no como victimario.

*El nombre de la víctima se cambió por su protección*

JESSICA BERMÚDEZ


publicidad