Siguenos en:
viernes, marzo 24, 2017
Política

En medio de fuertes guerras verbales, avanzó en el Senado proyecto para Justicia Especial de Paz

miércoles, marzo 8, 2017 15:30

En medio de agrios enfrentamientos entre el Gobierno y el uribismo, el uribismo con Claudia López, el uribismo contra las Farc, Armando Benedetti contra Mauricio Lizcano, avanzó esta tarde en el Senado el trámite del proyecto de acto legislativo para crear la Justicia para la Paz.

Una sorpresiva lluvia de impedimentos solicitados por senadores de casi todas las bancadas, bloquea la discusión del artículo del proyecto que contiene la estructura de la Jurisdicción Especial de Paz, que será la encargada de conocer las denuncias, investigar, juzgar y condenar a quienes hayan tenido vinculación directa o indirecta con el conflicto, sean guerrilleros, miembros de la Fuerza Pública, agentes del estado o civiles.

Una buena parte del gabinete ministerial se ha presentado en el recinto de Plenaria.

Este es el cierto debate del proyecto de reforma, pero en los tres anteriores, dos veces en la Cámara y una en la Comisión Primera del Senado, no se presentó ningún impedimento.

Sin embargo, al llegar a esta Plenaria, desde ayer, fueron cayendo en la mesa del secretario del Senado las peticiones de impedimento, lo que significa que quienes los presentaron consideran que entrarían en conflicto de interés si aprueban la justicia de paz.

Unos porque se declararon víctimas, otros porque tienen familiares vinculados a delitos cometidos en el conflicto y otros porque son investigados por la Corte Suprema de Justicia.

Los impedidos superan los 30, y como hay que resolver cada caso individualmente, se requiere de una votación cada vez que se va a decidir.

 Poco después de las 3 de la tarde, se habían negado los impedimentos de 15 senadores: Milton Rodríguez (Partido de la U), musa besaile (Partido de la U), Nora Tovar (Centro Democrático), Rosmery Martínez (Cambio Radical), Samuel Meregh (Partido de la U), Mauricio Aguilar (Opción Ciudadana), Tania Vega (Centro Democrático), Mario Fernández (Partido Liberal), Jaime Amín (Centro Democrático), Doris vega (Opción Ciudadana), Yamina Pestana (Partido Conservador), Nadia Bella (Partido Conservador), Jorge Hernando Pedraza (Partido Conservador), Álvaro Ashton (Partido Liberal) y Arleth casado (Partido Liberal).

Guerra verbal

La sesión de hoy en el Senado se agitó porque ha sido difícil reunir el quórum mínimo de 51 senadores para aprobar o negar los impedimentos, lo que llevó al presidente de la corporación, Mauricio Lizcano, a pedir a las bancadas si consideraban prudente seguir en la angustia de conseguir voto a voto las decisiones.

Desde algunas bancadas se propuso el levantamiento de la sesión para darle tiempo al Gobierno de que organice las bancadas de la unidad nacional y reúna unas mayorías solventes.

El ministro Juan Fernando Cristo, tomó la palabra para pedir que siguieran deliberando pero culpó al uribismo de realizar prácticas indebidas en el Congreso, como es discutir para dilatar y a la hora de votar ausentarse.

Advirtió que es una actitud que le hace daño no tanto al Gobierno sino al país que espera lo que él considera es una norma constitucional necesaria para acabar con el conflicto.

Jaime Amín, vocero del uribismo, replicó con vehemencia diciendo que este proyecto no es un beneficio para el país, porque considera que es un premio a las Farc, que le han causado un inmenso daño a Colombia, según sus palabras.

Amín dijo que el uribismo seguiría en la actitud, que él estima que tiene sustento legal, de ausentarse de las votaciones.

Pero, la senadora Claudia López salió en contra de los uribistas y dijo que a ellos no se les paga por venir a la sede social a hablar "carreta" sino a legislar.

Calificó de engaño lo que le está haciendo al país el uribismo, que pretende decir que está por la paz cuando bloquea un instrumento para acabar con el conflicto.

Carlos Fernando Mejía, del uribismo, replicó en tono airado diciendo que Claudia López no podía darles clases de buen comportamiento y de oposición, pues subrayó que ella hace oposición en los micrófonos de las manifestaciones públicas pero luego viene al Congreso a votar lo que le ordena el Gobierno.

Un vocero de las Farc, tomó el micrófono para pedir que la discusión no fuera en tono agraviante y que se utilizaran otros métodos para debatir las ideas contrarias, pero el senador Mejía le preguntó si quería a bala, dando a entender que el representante de voces de paz estaba amenazándolo.

Sin embargo, el integrante del grupo de ciudadanos que actúa en defensa de los acuerdos de paz dijo que la amenaza venia del Centro Democrático.

Otro portavoz de las Farc preguntó si el uribismo quería discutir el tema a punta de motosierras, por lo que el senador Mejía se levantó del pupitre y respondió en voz alta que lo respetarán.

Luego, hubo un enfrentamiento verbal entre los senadores de la U, Armando Benedetti, y el presidente del senado, Mauricio Lizcano.

El primero acusó al segundo de promover la estigmatización de los senadores que se ausentan de las votaciones y lo señaló de asumir un comportamiento de doble faz, cuando dice estar apoyando al Gobierno pero le bloquea el trámite de proyectos como el de la Jurisdicción Especial de Paz.

Lizcano dijo que el senador Benedetti está equivocado y le reprochó que se ausentara de muchas de las votaciones.

Precisamente, en el curso de las siguientes votaciones, Lizcano llamaba por altavoz al "senador que es tan leal al gobierno que no viene a votar".

El senador Juan Manuel Galán calificó de vergonzosa la sesión de hoy por los enfrentamientos.

 

 

CARLOS RUIZ

publicidad