Siguenos en:
viernes, agosto 18, 2017
Nacional

Así celebran su día las mujeres de las Farc

miércoles, marzo 8, 2017 13:11

Decenas de guerrilleras de las Farc celebran el Día Internacional de la Mujer por primera vez en paz en sus campamentos y con el sueño de construir un nuevo partido político y una familia una vez dejen las armas.

En La Variante, una zona rural de Tumaco, municipio del departamento de Nariño, donde unos 300 guerrilleros de tres frentes de las Farc y del Bloque Alfonso Cano se preparan para su nueva vida en sociedad, las 60 mujeres del grupo, muchas de ellas con hijos pequeños, tuvieron un día de celebración que incluyó un acto social con pastel para todos.

"Hoy es diferente porque estamos en el proceso de paz y nos da mucha más oportunidad de hacerlo tranquilamente con mujeres de otro lado, con civiles", dijo a Efe Marly Fernández, una guerrillera de 21 años, en referencia a otras mujeres de la zona que fueron invitadas al acto.

Vestida con el uniforme verde oliva y maquillada como para una fiesta, Fernández habla sobre su futuro mientras se pinta las uñas en una carpa improvisada en la que su fusil y el de su compañera Paola Rodríguez reposan sobre una silla al lado de la cama.

"No podemos decir que vamos a desmovilizarnos, iremos a hacer una dejación de armas pero seguiremos siendo unidos como siempre, trabajando por nuestra causa", afirma la chica, cuyo brazalete con la bandera de Colombia muestra que pertenece a la Columna Móvil Daniel Aldana, una de las más temidas de las Farc.

Como muchas de sus compañeras, Fernández se imagina en los próximos meses "aportando para el nuevo movimiento o partido político que formemos entre todos para lograr el objetivo que siempre hemos soñado".

"Mi futuro depende de todo el proceso que se está dando en la implementación de los acuerdos. Si el Gobierno nos cumple nosotros daríamos un paso muy importante en la transformación de las Farc a un movimiento político, que es lo que nosotros queremos", afirma por su parte Rodríguez, quien carga una historia de 27 años en la guerrilla.

Algunas de las guerrilleras quieren, cuando dejen las armas, estudiar carreras como medicina o una ingeniería o simplemente cuidar a sus hijos, pero coinciden en que quieren seguir vinculadas a las Farc como partido político.

"Me gustaría que mis hijos fueran a estudiar y que salieran adelante, nada más", afirma Catalina Paz, una madre de tres hijos pequeños que la acompañan en el recorrido del campamento al lugar donde se hará la celebración junto con su compañera Ana, también con dos hijos menores.

A los mayores ellas mismas les enseñaron a leer y escribir pero quieren para ellos una vida mas tranquila, explica Catalina, una corpulenta mujer negra como el ébano, después de arreglarse para la celebración del Día Internacional de la Mujer. "Todas, con tiempo, vivimos así, hermosas y guapas", dice al despedirse.

Otra joven guerrillera, Jessica Sánchez, se ajusta la gorra verde mientras explica que en las Farc las mujeres no pierden la feminidad ni el toque de vanidad y les gusta "vestir bien y lucir bien" porque "dentro de nuestra organización la mujer es un símbolo".

"Nosotras representamos a todas aquellas mujeres que no han tenido la oportunidad ni ese coraje de enfrentar esta guerra y como nosotros sí los estamos haciendo representamos a todas ellas", expresa esta chica que, a pesar de su experiencia de 10 años en la guerrilla, no piensa en casarse porque es "una responsabilidad muy grande" y según dice, no tiene "práctica" en las cosas del hogar.

La maternidad en las filas de las Farc también tocó a Diana, de solo 21 años, que carga orgullosa a su pequeño hijo de 21 meses al que se imagina cuando sea grande como "doctor".

Metida en las Farc desde 2011, cuando tenía 15 años, Diana cuenta que cuando fue a nacer su hijo, sus jefes le dieron "permiso de ir a casa y lo tuve en casa de mis padres", en un pueblo del vecino departamento del Cauca.

"El niño nació el 17 de mayo de 2015 (...) siempre ha estado conmigo", dice la joven, quien afirma que cuando las Farc dejen las armas y se desmovilicen le gustaría terminar el bachillerato y luego "estudiar ingeniería de sistemas" y que su pequeño hijo sea "de pronto un doctor" porque quiere "que él también sea algo".

EFE

publicidad