CM&
02 de septiembre de 2014

La ley de reforma a la justicia, aprobada anoche por el Congreso, provoca crisis

Creado el jueves, 21 de junio de 2012 21:47




¡Estalló crisis! y grande, con respecto a las barbaridades que el Congreso aprobó en la reforma a la justicia. El presidente Santos, quien estaba en Brasil en la cumbre Río+20, sobre medio ambiente, está absolutamente indignado con lo que se aprobó. En este momento hay cumbre en Palacio, examinando lo que pasó y lo que va a pasar.

Se sabe que al mandatario lo indignaron la sucesión de de micos que el Congreso introdujo en la reforma.

Esta noche se descubrió otro orangután-mico-gorila. Se están conociendo poco a poco todos los micos que metieron los parlamentarios en la reforma.

Miren este simio: a los secretarios general del Senado, Emilio Otero, y de la Cámara, Jesús Alfonso Rodríguez, les dieron fuero de ministro o de alto dignatario del Estado. Entran al régimen de aforados y serán juzgados por la Sala de Investigación y Calificación de la Corte Suprema de Justicia.

¿Cómo fue que obtuvieron los dos señores secretarios semejante beneficio? En el sexto debate de la reforma a la justicia en el Senado, cerca de cincuenta congresistas firmaron una proposición para que les dieran dignidad a los secretarios. En la Cámara se eliminó, pero en la conciliación se revivió y se camufló. Hábilmente, el artículo no menciona a los secretarios.

Quien más empujó para que se incluyera este mico fue Emilio Otero, el secretario general del Senado de la República, y quedó establecido como norma constitucional. ¡No hay derecho! Son tantos y tantos, y tan aberrantes los micos que el Congreso le metió a la reforma, que el país está clamando porque el presidente Santos haga algo y enfrente semejante zoológico.




Actualizado el jueves, 21 de junio de 2012 21:47



  • Compartir este artículo
  • Newsvine
  • Bookmark at Del.icio.us
  • Digg This!
  • Stumble upon
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • Reddit
  • LinkedIn
  • Facebook












Copyright © Todos los derechos reservados