Siguenos en:
domingo, diciembre 4, 2016
Justicia

Personas en condición de discapacidad mental no están obligados a pagar cuota moderadora

jueves, diciembre 1, 2016 19:11
Al fallar una tutela la Corte Constitucional advirtió a las EPS del país que las personas en condición de discapacidad son sujetos de especial protección por lo que no deben ser obligados a que cancelen el valor de la cuota moderadora o copago, para poder acceder a un servicio médico.

Señaló la Corte que la Ley 1306 de 2009, dispuso “que las personas con discapacidad mental tienen derecho a los servicios de salud, incluidos los relacionados con la salud sexual y reproductiva, de manera gratuita, a menos que la fuerza de su propio patrimonio, directo o derivado de la prestación alimentaría, le permitan asumir tales gastos”.

Explicó el Alto Tribunal que “las entidades Promotoras de Salud de los regímenes contributivo y subsidiado” deben dar estricto cumplimiento a los acuerdos número 260 de 2004 y 365 de 2007 del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud, “que exceptúan, de manera concurrente, del pago de cuotas moderadoras y copagos, entre otros grupos de la población, a las personas con discapacidad mental”.

“Todo sujeto tiene derecho a acceder a los servicios, aún más cuando se encuentran en situación de vulnerabilidad y existe una alta probabilidad de que carezcan de recursos económicos para pertenecer al sistema, por tanto, dichos pagos no se pueden convertir en un obstáculo que impida a las personas el acceso a los servicios que requieren y no es permitido condicionar su prestación a la cancelación de los mismos” explicó la Corte.

Agregó que cuando están en juego las garantías fundamentales de sujetos que merecen una especial protección constitucional, “como es el caso de menores de edad, adultos mayores, indígenas, desplazados, personas con discapacidad física o que padezcan enfermedades catastróficas como sida o cáncer entre otras patologías, la atención integral en materia de salud debe ser brindada independientemente de que las prestaciones requeridas se encuentren o no incluidas en el Plan Obligatorio de Salud”.

La Corte ha reconocido que el servicio de salud debe ir orientado no solo a superar las afecciones que perturben las condiciones físicas o mentales de la persona, “sino, también, a sobrellevar la enfermedad manteniendo la integridad personal. En ese mismo sentido, es que se debe encaminar la protección constitucional del derecho fundamental a la salud, es decir que, a pesar del padecimiento y además de brindar el tratamiento integral adecuado, se debe propender porque su entorno sea tolerable y digno”.

 

PAOLA SANTOFIMIO

publicidad