Siguenos en:
miércoles, junio 28, 2017
Justicia

Nación tendrá que reparar a familia en Nariño por daños causados en enfrentamiento con la guerrilla hace 17 años

miércoles, marzo 15, 2017 11:01
Los demandantes exigían un monto de 600 millones de pesos para resarcir las pérdidas. No obstante, la Sección Tercera ordenó que se adelanten estudios periciales que permitan establecer acertadamente el valor del mobiliario que perdieron los accionantes.

El Consejo de Estado condenó a la Policía a reparar a una familia que perdió su vivienda y un local comercial en un enfrentamiento entre agentes de la fuerza pública y guerrilleros de las Farc ocurrido en el municipio de Leiva, en Nariño, hace 17 años.

Los demandantes exigían un monto de 600 millones de pesos para resarcir las pérdidas. No obstante, la Sección Tercera ordenó que se adelanten estudios periciales que permitan establecer acertadamente el valor del mobiliario que perdieron los accionantes.

El atentado ocurrió el 25 de marzo del 2000 cuando los guerrilleros realizaron un ataque dirigido a la estación de Policía y los agentes confrontaron a los insurgentes. El enfrentamiento causó heridos y daños en las edificaciones de la población de Leiva, entre ellos la vivienda y un billar pertenecientes a la familia que debe ser reparada.

En primera instancia, el Tribunal Administrativo de Nariño falló en contra de los accionantes. Sin embargo, el Consejo de Estado falló a su favor al reconocer la responsabilidad del Estado a título de daño especial.

La corporación señala que aunque no pueda probarse que los agentes estatales fueran causantes del daño, hechos como este, acaecidos en el marco del conflicto armado, no pueden dejar a las víctimas sin una debida compensación.

“(…) Ante la situación de aquellos que han visto gravemente comprometida su situación vital por cuenta de las acciones propias del escenario armado el Estado no puede permanecer indiferente, asumiendo a su cargo deberes reparatorios”, aseguró el Consejo de Estado.

VALENTINA TORRES SÁNCHEZ

publicidad