Siguenos en:
jueves, julio 27, 2017
Justicia

Anulan parcialmente circular que impartió directrices a clínicas y hospitales para practicar abortos

viernes, enero 6, 2017 18:34
Clínicas y Hospitales no pueden poner obstáculos a mujeres que quieran abortar en cualquier etapa del embarazo.

Al fallar una demanda presentada por el Hospital San Ignacio de Bogotá, la Sección Primera del Consejo de Estado anuló parte de la circular 003 de Abril de 2013 que fue expedida por la Superintendencia de Salud, y mediante la cual se impartieron una serie de directrices a las Eps, clínicas y centros hospitalarios del país para realizar los procedimientos de interrupción voluntaria del embarazo.

La decisión la adoptó el magistrado del Consejo de Estado, Guillermo Vargas Ayala, al considerar que la Supersalud se extralimitó en sus facultades al haber expedido dichas directrices, pues indicó que la Superintendencia de Salud carece de facultades para expedir dicho acto, “toda vez que su facultad de impartir instrucciones a los operadores del sector está supeditada a la previa existencia de una legislación y de los correspondientes decretos reglamentarios por parte del Gobierno”.

La Corporación Judicial dejó sin efectos los puntos dos, cuatro y once de dicha resolución que hablan concretamente sobre “la efectiva prestación de la atención médica en los casos de IVE, la objeción de conciencia y las reglas para la práctica del aborto”.

En el punto de la objeción de conciencia indicó el Consejo de Estado que “desbordó sus competencias” dado a que “en ella se niega la posibilidad de ejercer este derecho a las personas jurídicas y se reserva a personas naturales que prestan de manera directa el servicio, con lo cual también se deja por fuera de su órbita de cobertura al personal administrativo al servicio de los entes hospitalarios. Además se fijan los requisitos para el ejercicio de este derecho. Al obrar de este modo, (…) la Circular No. 003 de 2013 universalizó y normativizó reglas jurisprudenciales que aunque tienen vocación de ser aplicables en casos futuros similares a aquellos en los que fueron proferidas, no pueden generalizarse de manera impersonal y abstracta, como sucede por efecto delinstrumento utilizado, sin una cobertura legal adecuada”.

Igualmente condiciona la instrucción en cuanto a mujeres en condición de discapacidad indicando para ello que “la solicitud de IVE puede efectuarla su representante legal o quien quiera que actúe legítimamente en su nombre, sin requisitos formales adicionales al denuncio penal por acceso o acto carnal violento o abusivo, cuando tal sea la causal invocada, o con la certificación de un médico cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud de la mujer, o exista grave malformación del feto que haga inviable su vida, si ellas son las circunstancias aludidas en el caso concreto”.

Con esta decisión queda claro que la Interrupción Voluntaria del Embarazo deberá practicarse en los tres casos establecidos por la Corte Constitucional (Violación, riesgo de vida para la madre y malformación del feto), sin ningún tipo de obstáculos por parte de los centros hospitalarios.

Se aclara que la madre podrá solicitar una IVE, en cualquier etapa de gestación siempre y cuando se demuestre que existe un peligro para la vida de la madre o una malformación del feto.

PAOLA SANTOFIMIO

publicidad