Siguenos en:
jueves, julio 20, 2017
Internacional

‘Venezuela no es un Estado de derecho, es un Estado policial’: fiscal Luisa Ortega

lunes, junio 26, 2017 11:14
A pesar de sus históricas inclinaciones chavistas, la fiscal general venezolana se ha convertido en una de las más acérrimas opositoras del gobierno de Nicolás Maduro.

 

Según la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, la subordinación del Poder Judicial de su país ante los servicios secretos ha generado que se convierta en un "Estado policial", en lugar de uno en el que se defiendan los derechos de los ciudadanos.

"Acá las carretas están delante de los caballos, el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia) le dicta líneas al Poder Judicial y este obedece. Esto no es un Estado de derecho, es un Estado policial", añadió la funcionaria en medio de una entrevista para el diario El Comercio, de Perú.

Asimismo, reiteró que el Tribunal Supremo de Justicia violentó la Asamblea Nacional con una serie de fallos que significaron la ruptura del orden constitucional.

En ese sentido, "de consolidarse la (Asamblea) Constituyente, los venezolanos comenzaríamos a vivir las horas más oscuras de toda nuestra historia republicana" pues "se terminaría de desmontar definitivamente la democracia", sentenciando que el proyecto reformista ordenado por el presidente Nicolás Maduro “es un error y podría abrir las puertas a más violencia" porque significaría que un sector "aniquile" al resto del país.

Además manifestó su preocupación por el hecho de que "muchos militares se presten para la violación de derechos humanos y actúen como si la justicia nunca los fuese a tocar".

No obstante señaló que está en contra de una salida militar a la crisis en su país y responsabilizó al oficialismo "si me ocurriera algo a mí o a mis familiares" por haber declarado que las resoluciones del TSJ son un ruptura constitucional.

La fiscal insistió en que el 90 % de la población venezolana rechaza la Constituyente porque "sabe que ella no va a resolver la crisis" y criticó que a los gobernantes no les interese la calidad de vida de la población y el "calvario" que atraviesan cada día.

 

REDACCIÓN INTERNET

publicidad