Siguenos en:
domingo, junio 25, 2017
Internacional

Tercera ronda de negociaciones termina sin acuerdo para lograr tregua en Siria

miércoles, marzo 15, 2017 10:31
Aunque el Ministerio de Exteriores del anfitrión Kazajistán anunció por la mañana que los líderes de algunos grupos armados tenían intención de viajar a Astaná, los tres países garantes de la tregua -Rusia, Turquía e Irán- decidieron dar por terminada la cita sin esperar su llegada.

La tercera ronda de negociaciones sobre la tregua en Siria, boicoteada por la oposición armada, concluyó en Astaná sin ningún acuerdo que pudiera ayudar a consolidar el alto el fuego que rige desde el pasado diciembre en el país árabe.

Aunque el Ministerio de Exteriores del anfitrión Kazajistán anunció por la mañana que los líderes de algunos grupos armados tenían intención de viajar a Astaná, los tres países garantes de la tregua -Rusia, Turquía e Irán- decidieron dar por terminada la cita sin esperar su llegada.

Sin embargo, dejaron en la capital kazaja a miembros de menor rango de sus delegaciones para que puedan reunirse mañana con los opositores, siempre que éstos no cancelen el viaje.

"Hay fuerzas que no sólo quieren torpedear los procesos de Astaná y Ginebra, sino que desean impedir cualquier posibilidad de diálogo. Hay fuerzas que apuestan por la vía militar para resolver el conflicto sirio", denunció el jefe de la delegación rusa en las negociaciones,

 

 

 

 

 

 

 

 

.

El sirio Bashar Jafaari, al frente de la delegación enviada por el Gobierno de Damasco, acusó directamente a Turquía de "poner trabas" a las negociaciones y exigió que Ankara "responda como país garante" del alto el fuego por la ausencia de la oposición.

El jefe de la delegación opositora en las negociaciones de Astaná, Mohammed Alloush, enumeró ayer ocho razones para justificar el boicot, aunque destacó como la principal la evacuación forzosa del barrio de Al Waer, la única zona con presencia insurgente de la urbe central de Homs.

También acusó a Moscú y Damasco de incumplir muchas de sus promesas incluidas en el acuerdo de la tregua: cese de los bombardeos contra las posiciones de la oposición, liberación de prisiones o fin de las acciones militares en Guta Oriental (región de Damasco), entre otras.

Con la excepción de la primera reunión celebrada en enero, el formato de Astaná se ha revelado hasta ahora insuficiente para consolidar el cese de hostilidades, quizás porque el régimen de Bachar al Asad le ha ganado la partida a la oposición en el terreno militar y la ha dejado sin apenas fuerza para hacer exigencias.

Rusia, que ha asumido el papel de intermediario entre Siria e Irán, por un lado, y Turquía -la gran valedora de la oposición armada- por otro, trata de imponer una agenda que no deja resquicio a las demandas de los grupos enfrentados a Damasco.

Moscú mantiene el empeño de poner sobre la mesa su borrador de Constitución para Siria, que abre la puerta a que Al Asad permanezca otros dos mandatos en el poder, mientras que la oposición exige la creación de un Gobierno de transición y la dimisión del líder sirio.

El Kremlin también establece como prioridad la elaboración de un mapa en el que se fijen las posiciones de la oposición moderada y de de los grupos yihadistas Estado Islámico y Frente de la Conquista de Levante (antiguo Al Nusra), excluidos de la tregua.

"Llevamos año y medio tratando de separar las posiciones de la oposición moderada del Frente al Nusra. Las conversaciones sobre este tema continúan", dijo al respecto Lavréntiev, quién aseguró que durante esta tercera ronda de Astaná Turquía ha proporcionado "información precisa" para consensuar el mapa.

Algunos grupos de la oposición moderada, que llegaron a combatir hombro con hombro con las milicias de Al Nusra (exfilial de Al Qaeda en Siria), parecen tener reticencias para delatar a sus antiguos compañeros.

"Intentamos convencer a la oposición armada siria de que nos preste ayuda para determinar la localización de las unidades de Al Nusra", subrayó el jefe de la delegación rusa.

Por lo demás y ante el boicot de la oposición, Astaná-3 se ha limitado únicamente a nuevas consultas sobre cuestiones como el intercambio de prisioneros, la creación de una comisión para redactar la Constitución y la cooperación internacional en el desminado de Palmira.

En su comunicado final, los tres países garantes acordaron volverse a ver en la capital kazaja los próximos días 3 y 4 de mayo y celebrar previamente una reunión de expertos en Teherán, los días 18 y 19 de abril.

EFE

publicidad