Siguenos en:
jueves, agosto 24, 2017
Internacional

Se reduce la tensión por los sitios sagrados de Jerusalén

jueves, julio 27, 2017 09:42
Mientras que Israel retiró las medidas de seguridad instaladas, los palestinos desconvocaron las protestas.

 

"Las cosas han vuelto a estar como estaban antes, así que volveremos a rezar en Al Aqsa", declaró esta mañana el muftí de Jerusalén, Mohamed Husein, al canal saudí Al Arabiya, evidenciando una reducción en la tensión que vivía la Explanada de las Mezquitas desde hace algunas semanas.

Las declaraciones del líder musulmán se produjeron luego de que Israel retirara todas las medidas de seguridad que instaló tras el ataque del 14 de julio en el que murieron cinco personas: dos policías a los que tres asaltantes les dispararon y que luego fueron abatidos.

Los líderes islámicos de Jerusalén y el presidente palestino, Mahmud Abás, desconvocaron las protestas en torno a este lugar sagrado en vista de que las autoridades israelitas quitaron las estructuras metálicas, vallas y rieles que habían instalado tras el incidente.

Así mismo, los guías religiosos le pidieron a los fieles que rezaran en Al Aqsa esta tarde luego de once días de orar fuera del recinto en señal de protesta. Durante estas manifestaciones, las alteraciones al orden público produjeron la muerte a siete personas y más de 500 resultaron heridas.

Para celebrar el levantamiento de la medida, las fuerzas de seguridad compartieron dulces con los transeúntes. Mientras tanto, cientos de personas celebraron en medio de música, bailes, abrazos y oraciones.

Casi al mismo tiempo, Abás envió "todos las felicitaciones, respeto y aprecio a nuestro pueblo en Jerusalén, tanto cristianos como los musulmanes, porque el esfuerzo principal fue de Dios, luego de los palestinos por su resistencia y firmeza para proteger los sitios que consideran sagrados".

La Explanada de las Mezquitas, situada en territorio palestino ocupado, es sagrada tanto para musulmanes como para judíos, pero está reservada para el rezo de los primeros por un statu quo que se mantiene desde hace más de 150 años y es administrada por las autoridades jordanas, aunque Israel controla la seguridad en el lugar.

 

REDACCIÓN INTERNET

publicidad