Siguenos en:
domingo, diciembre 4, 2016
Internacional

Se cumplen 10 años del asesinato de Politkóvskaya entre demandas de justicia

viernes, octubre 7, 2016 11:26
El mayor revés para la prensa libre en Rusia, el asesinato de la periodista de "Nóvaya Gazeta" Anna Politkóvskaya, cumplió este viernes diez años sin que se sepa aún quién estuvo detrás de su muerte.
En junio de 2014, la Justicia rusa condenó a distintas penas de prisión, incluidas dos cadenas perpetuas, a cinco chechenes acusados de organizar, preparar y ejecutar el asesinato de la periodista en el portal de su casa.

"Exijo que encuentren al que encargó el asesinato de mi madre", declara Iliá Politkovski en un vídeo grabado por la redacción de "Nóvaya Gazeta", donde la reportera trabajó entre 1999 y el día de su muerte.

El periódico opositor, que sonó en los últimos días como un posible candidato al premio Nobel de la Paz, salió hoy con un número especial en cuya portada exige justicia y clama contra la inacción de las autoridades rusas.

"¡No se atreva a decir que el asesinato ha sido esclarecido!", señala en su columna Serguéi Sokolov, el subdirector del periódico, la cabecera más crítica con el Kremlin desde que se publicara su primer número el 1 de abril de 1993.

Ese ha sido el motivo por el que los hijos de Politkóvskaya han recurrido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos: la Justicia rusa ha dado carpetazo al caso sin que se sepa quién ordenó quitar de en medio a la periodista crítica.

Coincidiendo con la hora del asesinato, la plantilla de "Nóvaya Gazeta" salió de la redacción a la calle para rendir memoria a su antigua compañera, cuya mesa de redacción sigue sin ser ocupada diez años después.

El edificio del periódico, el 10 por ciento de cuyas acciones pertenecen al último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, están repletas estos días de fotos de Politkóvskaya, símbolo de la mejor tradición del reportaje de investigación.

"Los periodistas nos preguntan, ¿qué sentimos el 7 de octubre? Respondo: ira", agregó Sokolov, en alusión a la orden del Ministerio de Justicia de dar carpetazo al caso.

"Un asesinato político no puede ser cerrado sólo porque hayan sido condenados sus ejecutores. No puede hasta que sea castigado el que lo encargó", replica el periódico, cinco de cuyos reporteros han sido asesinados en los últimos años.

Como en el caso del dirigente opositor Borís Nemtsov, asesinado hace un año y medio frente al Kremlin también por un chechén y cuyo juicio arrancó el pasado lunes, todos apuntan al líder de Chechenia, Ramzán Kadírov.

En una de sus últimas entrevistas concedida dos días antes de morir, Politkóvskaya describió como "el Stalin de nuestros tiempos" a Kadírov, quien a su vez tachó a la reportera de "enemiga del pueblo chechén".

Mientras, el Kremlin mantuvo un riguroso silencio y ni siquiera el portavoz presidencial, Dmitri Peskov, aludió hoy al aniversario durante su habitual encuentro con la prensa.

En su momento, el presidente ruso, Vladímir Putin, dijo que le había hecho más daño la muerte de Politkóvskaya -que coincidió con el 54 cumpleaños del líder del Kremlin- que sus artículos sobre los abusos del Ejército ruso en Chechenia.

"En los últimos diez años el periodismo político prácticamente ha desaparecido. El país se hunde entre grandes mentiras: en las elecciones, en la política, en el deporte y en la prensa oficial. Anna era y sigue siendo el símbolo de otra Rusia", declaró Grigori Yavlinski, histórico político liberal.

El Departamento de Estado norteamericano se sumó a los llamamientos de justicia al instar al Gobierno ruso a llevar a los tribunales a los que dieron la orden de apretar el gatillo.

"Como otros muchos periodistas que informan sobre el Cáucaso Norte, (Politkóvskaya fue matada) por sus esfuerzos dirigidos a sacar a la luz casos de corrupción, abuso de poder y violación de los derechos humanos", dijo Jonh Kirby, portavoz del departamento.

Le secundó la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), cuya representante para la Libertad de los Medios de Comunicación, Dunja Mijatovic, lamentó en un artículo en "Nóvaya Gazeta" que "los responsables de la muerte de Politkóvskaya se encuentren aún en libertad".

Mijatovich recordó el coraje de la reportera, que fue envenenada, amenazada de muerte y de violación en numerosas ocasiones, y que incluso fue protagonista durante uno de sus muchos viajes a Chechenia de la escenificación de su propia ejecución.

Según las encuestas, un 59 por ciento de los rusos no espera que aquellos que ordenaron el asesinato de Politkóvskaya sean encontrados, mientras sólo un 17 por ciento cree en la versión acerca de la implicación de los servicios secretos rusos en su muerte.

El asesinato de la periodista rusa, que nació en Nueva York en 1958, fue perpetrado cuando preparaba un artículo sobre torturas sistemáticas en Chechenia.

EFE

publicidad