Siguenos en:
martes, junio 27, 2017
Internacional

Prohíben que los hombres se abran de piernas en los buses de Madrid

viernes, junio 16, 2017 14:07

A los usuarios de los buses de Madrid, España, se les prohíbe desde hace mucho tiempo poner los pies en los asientos, comer, fumar o botar basura, pero esta semana entró en práctica una nueva restricción, dirigida especialmente a los hombres: prohibido abrir las piernas.

Letreros con las nuevas recomendaciones fueron distribuidos en más de 2.000 autobuses pertenecientes a la Empresa Municipal de Transporte de Madrid. Allí se puede un dibujo de una persona abriendo las piernas y ocupando más de un asiento, acompañado del letrero “Respeta el espacio de los demás”.

La compañía acogió esta medida luego de una campaña ideada por la organización ‘Mujeres en Lucha’, desde donde recolectaron firmas a través de internet señalando que esta es “una práctica muy común" que genera incomodidad.

"Ha habido una discusión en cuanto a si este era un problema de educación o si era un caso de machismo arraigado dentro de nuestra cultura. A las mujeres desde pequeñas se nos enseña a ocupar un espacio reducido en público mientras que en los hombres esa idea no se ha generalizado. Eso ha producido que muchas mujeres, al usar el transporte público, fueran más observadoras, haciendo público este debate sobre el uso que le damos al espacio teniendo en cuenta cómo nos sentamos, cómo consideramos a quien tenemos a nuestro lado, lo que se ha convertido en un asunto político", explica Celia Mayer, consejera para la diversidad en Madrid.

La medida entró en vigencia desde el jueves y, aunque busca generar mejor convivencia, no se generarán multas para quienes la incumplan.

Inicialmente, la medida solo será implementada en los buses y no en el sistema de metro de la ciudad, que este mes aspira convertirse en la Capital Mundial del Orgullo LGBT, una oportunidad para que los ciudadanos reflexionen sobre la diversidad sexual.

El hecho de abrir las piernas de más, invadiendo el espacio de las otras personas, es una práctica conocida en Estados Unidos como “manspreading” y está prohibida en los servicios de transporte de varias ciudades del mundo.

 

NICOLÁS GUZMÁN

publicidad