Siguenos en:
jueves, agosto 17, 2017
Internacional

La respuesta de Trump a las acusaciones del exdirector del FBI

viernes, junio 9, 2017 06:41

Ni un día duró el extraño silencio de Donald Trump sobre el revelador testimonio juramentado ante el Congreso de James Comey, exdirector del FBI (Buró Federal de Investigaciones), quien lo acusó de mentir y difamar, además de confirmar que el Gobierno de Rusia sí interfirió en las elecciones del 8 de noviembre pasado, que le dieron la victoria al magnate republicano por encima de la favorita, la demócrata Hillary Clinton.

Como suele hacer cada mañana, el mandatario se despachó a través de su cuenta de Twitter; esta vez para devolverle a Comey la acusación de mentiroso: "A pesar de tantas mentiras y falsas declaraciones, total y completa revindicación… y WOW, Comey es un filtrador".

Lo único que dijo Trump el jueves en un evento, sin eludir al tema, era que estaba "bajo asedio" y que la gente lo sabía. El que sí salió a hablar al respecto fue su abogado, Marc Kasowitz, y lo hizo apenas se terminó la declaración de Comey. Fue el encargado de desmentir que el Presidente haya presionado a Comey para que no investigara a su antiguo asesor de seguridad, Michael Flynn, despedido por Trump por no haber informado de sus contactos con Rusia durante el periodo de traspaso de mando.

“El presidente nunca, en forma o sustancia, dirigió o sugirió al señor Comey que dejara de investigar a alguien, incluyendo lo que sugiere el señor Comey con: «Deje que Flynn se vaya»”.

Es la respuesta a lo que dijo Comey al explicar las razones por las que Trump lo despidió semanas atrás.

"La Administración eligió difamarme a mí y, de manera mucho más grave al FBI, al decir que la organización estaba sumida en el caos, que su personal había perdido la confianza en su líder. Esas fueron simple y llanamente mentiras", dijo Comey.

La novela política con el exdirector del FBI, nombrado en el cargo en 2013 por el entonces presidente Barack Obama, inició en julio del año pasado, en plena campaña por la Casa Blanca, cuando Comey recomendó cerrar la investigación contra la entonces candidata Hillary Clinton por el uso indebido de su correo electrónico personal cuando se desempeñaba como secretaria de Estado de la administración Obama. Comey también dijo en ese entonces que Clinton había sido extremedamente descuidada con el uso de información secreta.

Pero la polémica estalló a solo días de los comicios cuando Comey reapareció para ordenar la reapertura de la investigación contra Clinton, generando un escándalo nacional en momentos en que la demócrata lideraba los sondeos. La decisión, según analistas y el propio Partido Demócrata, fue trascendental el 8 de noviembre, día de las elecciones.

El desenlace se dio ya este año, el 20 de marzo, cuando Comey dijo que el FBI investigaba si miembros del equipo de la campaña del magnate conspiraron con el Gobierno de Vladimir Putin para influenciar en las presidenciales. Comey argumenta que Trump lo sacó del cargo por dicha investigación.


EDWIN DAVID LUENGAS

 

publicidad