Siguenos en:
viernes, marzo 24, 2017
Internacional

Hungría detendrá a los solicitantes de asilo

martes, marzo 7, 2017 15:18

En una polémica decisión, Hungría detendrá a todos los inmigrantes que soliciten asilo, algo que representa una clara violación a los derechos humanos advierten las Naciones Unidas.

Con una amplia mayoría, el parlamento húngaro aprobó el proyecto de ley presentado por el Gobierno que permite la detención en centros cerrados de todos los inmigrantes que soliciten asilo.

El primer ministro, Víktor Orbán, promotor de esta propuesta, ha celebrado la decisión argumentando que el país debe ser protegido del terrorismo.

"La migración es el Caballo de Troya del terrorismo. Las personas que acuden a nosotros no quieren vivir según nuestra cultura y costumbres sino según las suyas con un nivel de vida europeo”, asegura Orbán.

La polémica ley establece que los demandantes de asilo solo podrán presentar sus solicitudes en "zonas de tránsito" situadas en la frontera con Serbia, que son centros cerrados formados con contenedores en los que deberán esperar hasta finalizar los trámites.

Y en el caso de que la solicitud sea rechazada, el inmigrante solo podrá regresar a Serbia y no podrá entrar en Hungría.

Como era de esperarse, la ACNUR, la Agencia para los Refugiados de la ONU, rechazó este proyecto y mostró su preocupación por lo que esto representa para los derechos humanos de las personas.

"En la práctica, esto significa que todo solicitante de asilo, incluidos los niños, será detenido. Esta nueva ley viola las obligaciones internacionales de Hungría con respecto al derecho internacional y las normas de la Unión Europea. Y tendrá un terrible impacto físico y psicológico en las mujeres, niños y hombres que ya han experimentado grandes sufrimientos", asegura Cécile Pouilly, portavoz de la ACNUR.

Esta es la última decisión del gobierno de Orbán en contra de la inmigración ilegal, pues hace pocos días inició la construcción de una segunda valla en la frontera con Serbia para impedir el paso de refugiados que en muchas ocasiones no buscan quedarse en Hungría, sino seguir su ruta hacia otros países del norte de Europa.

 

PAULA JIMÉNEZ 

publicidad