Siguenos en:
domingo, julio 23, 2017
Internacional

Fujimori vuelve a prisión tras sufrir crisis hipertensiva

sábado, julio 8, 2017 10:59
Miles de peruanos marcharon ayer contra la posibilidad de que el exmandatario sea indultado.

El expresidente peruano Alberto Fujimori retornó a la prisión después de ser trasladado de urgencias a la clínica Centenario, en el distrito de Pueblo Libre, por una crisis hipertensiva, informó hoy su médico Alejandro Aguinaga.

Fujimori cumple una condena de 25 años por violaciones a los derechos humanos en una prisión construida en la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía Nacional expresamente para albergarlo, donde cuenta con asistencia médica permanente.

El exmandatario –quien dirigió el destino de Perú entre 1990 y el 2000- fue dado de alta con la condición de que en su celda se instale el próximo jueves un monitor que registrará su frecuencia cardíaca durante 24 horas, "luego se tiene que sacar el informe que da este monitor para poder evaluar en qué momento hace arritmias y qué es lo que podría estar condicionando esta situación", explicó Aguinaga.

Esta no es la primera vez que Fujimori es enviado a un centro médico. En diversas ocasiones a tenido que salir de su cárcel para ser tratado de males crónicos como una hernia, hipertensión, gastritis y unas lesiones en la lengua, conocidas como leucoplasia, de las que fue operado hasta en seis ocasiones.

No obstante, su última visita a la clínica se dio ayer mientras miles de personas marchaban por las calles del centro histórico de Lima contra la posibilidad de que sea indultado por el presidente, Pedro Pablo Kuczynski.

Kuczynski declaró que los médicos evaluarán su estado de salud para determinar si debe otorgarle un "perdón médico" a su condena, aunque destacó que no se tratará de un indulto.

También subrayó que antes de fin de año se podrá "definir esto con opiniones profesionales", pero remarcó que si no hay condiciones para una excarcelación "se seguirá la recomendación médica".

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas por el grupo militar encubierto Colina, y por los secuestros del empresario Samuel Dyer y del periodista Gustavo Gorriti en 1992.

 

REDACCIÓN INTERNET

publicidad