Siguenos en:
martes, diciembre 6, 2016
Elecciones Presidenciales EE.UU 2016

El deporte de EEUU rechaza excusa de Trump por polémico video

martes, octubre 11, 2016 16:39
''¿Charla de vestuario?'' o ''Necesito otra ducha'' son algunas de las reacciones de los deportistas profesionales de EE.UU. ante el argumento del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, para excusar sus comentarios machistas en un polémico video como ''charla de vestuario''.

Si Trump ya había hecho volar por los aires todos las reglas básicas que se le suponen a una campaña electoral y llevado la incorrección política al ámbito del insulto, sus palabras en un video en un lenguaje vulgar y obsceno sobre las mujeres han logrado marcar un nuevo hito en EE.UU.

Además, la posterior justificación de "charla de vestuario" para tratar de reducir el revuelo causado no hizo más que arrojar más gasolina al incendio con una generalizada reacción de rechazo en el mundo del deporte profesional.

Jacob Tamme, jugador de los Atlanta Falcons de la liga de fútbol americano (NFL), subrayó con ironía su necesidad de pasar por la ducha una vez escuchados los argumentos del magnate neoyorquino.

"Me duché después de nuestro partido pero creo que necesito otra ducha después de ver el debate", señaló Tamme en la red social Twitter.

"¿Charla de vestuario?", se preguntó Jamal Crawford, base de los LA Clippers de la liga estadounidense de baloncesto (NBA), en su cuenta de la misma red social.

Asimismo, se expresó otro jugador de baloncesto, C.J. McCollum, de los Portland Trail Blazers, quien aseguró en una entrevista con la revista TIME que en el vestuario se habla "de muchas cosas", pero "no discutimos sobre acoso sexual".

Por su lado, Udonis Haslem, campeón de la NBA en 2011 con los Miami Heat, afirmó desconocer "en qué vestuario había estado" el candidato republicano para hacer esa comparación.

El comentario del magnate ha sido una bomba mediática y política que ha provocado durante el fin de semana que numerosos líderes republicanos retiraran de manera inmediata su apoyo al candidato, como el caso del senador por Arizona y exaspirante presidencial John McCain.

Trump, de 70 años, ha tratado de rebajar la importancia de sus declaraciones en el video de 2005, en el que narra en una conversación privada cómo abusa de lasmujeres desde su posición de poder.

En el debate del domingo, el republicano afirmó que no está "orgulloso de sus palabras" y "pidió disculpas a su familia y al pueblo estadounidense".

"Pero se trata de charlas de vestuario", agregó en el debate presidencial frente a su rival demócrata, Hillary Clinton.

Ayer, en un acto de campaña en Ambridge (Pensilvania), volvía a apelar a la justificación del vestuario para tratar de reducir el revuelo causado.

En el video, desvelado por The Washington Post el viernes pasado, Trump dice que le "atraen las mujeres bonitas automáticamente. Las comienzo a besar, es como un imán, no puedo ni esperar (...). Y cuando eres una celebridad te dejan hacer lo que quieras, puedes hacer lo que quieras (...). Agarrarlas por el coño. Puedes hacer de todo".

En esa época, Trump ya estaba casado con su tercera y actual esposa, la ex modelo eslovena Melania Trump.

También Melania, precisamente, emitió un comunicado en el que calificó de "inaceptables y ofensivas" las polémicas palabras de su marido, aunque precisó: "eso no representa al hombre que yo conozco".

Parece, de este modo, haber logrado lo imposible: poner en su contra al mundo del deporte estadounidense, tradicionalmente reacio a implicarse en política.

Quien no se ha pronunciado al respecto es la gran estrella de baloncesto LeBron James, jugador de los Cleveland Cavaliers, pero porque ya había anunciado hace unas semanas su respaldo explícito a su candidata: Hillary Clinton.

EFE

publicidad