Siguenos en:
viernes, diciembre 9, 2016
Internacional

Dos israelíes muertos y cinco heridos en ataque de un palestino en Jerusalén

domingo, octubre 9, 2016 14:47
Jerusalén fue escenario este domingo de un nuevo ataque palestino con el resultado de dos israelíes fallecidos y cinco heridos por disparos y el autor muerto por la Policía, en medio de una seguridad extrema con motivo del actual periodo de fiestas judías.

Dos israelíes, una mujer de 60 años y un agente de la Policía de 29 perdieron la vida como consecuencia del ataque con arma automática ocurrido en una zona de Jerusalén donde confluyen la parte oeste (judía) y este (árabe), objeto de ataques similares desde hace más de un año.

Según dijo a Efe una portavoz del Hospital Hadasa Ein Karem, se certificó la muerte de los dos israelíes poco después de que ser evacuados al centro médico.

Otras cinco personas -dos judíos y tres palestinos, uno de Cisjordania- resultaron heridas en el transcurso del ataque, posterior búsqueda y neutralización del agresor palestino en un barrio próximo.

Tres de los heridos se encuentran en situación grave, a las que se suman tres víctimas trasladadas al hospital por ataques de ansiedad.

Dos de los heridos lo fueron en un accidente de coche provocado por los disparos.

De acuerdo con el medio digital israelí Ynet, el policía falleció como consecuencia de los disparos que sufrió no lejos de donde resultó herida la mujer, en un tiroteo entre las fuerzas de seguridad y el agresor.

El atacante, identificado por la agencia local palestina Maan como Misbah Abu Sbeih, de 39 años y vecino del barrio palestino de Siluán, en Jerusalén Este, murió por los disparos de agentes de la Policía israelí tras darse a la fuga y protagonizar un enfrentamiento.

Poco después de que se fueran conociendo datos sobre el suceso, las autoridades judiciales israelíes impusieron el secreto de sumario, que impide la publicación de las circunstancias, identidad del agresor o datos de las víctimas.

La Policía había informado previamente de que el agresor se acercó en un vehículo a un cruce de la carretera 1 de Jerusalén, donde se encontraban varias personas junto a una parada de tranvía cercana a una comisaría de Policía y allí disparó a la mujer que se encontraba en un vehículo y resultó herida con carácter crítico tras lo que falleció.

Posteriormente, el agresor huyó, seguido por fuerzas de seguridad hasta el barrio palestino de Sheij Jarraj, en Jerusalén Este, donde cuando se percató de que le perseguían, comenzó a disparar y se produjo un intenso tiroteo en el que resultó crítico el agente fallecido después, además de otro, herido de gravedad.

El atacante quedó herido y fue trasladado al hospital, donde se certificó su fallecimiento.

Efe pudo constatar intensos tiroteos en el lugar de los hechos, donde minutos después del suceso la zona fue acordonada y recibió decenas de patrullas de la Policía y de los servicios de emergencia.

El ministro de seguridad interior, Guilad Erdán, declaró a los medios en el lugar de los hechos que el ataque "es un suceso difícil que ha tenido lugar en múltiples puntos" y que "no había amenazas concretas sobre un ataque específico como este".

También responsabilizó a las redes sociales y pidió la colaboración de Facebook para eliminar la instigación que se vierte en ellas y que según él, es la responsable de este tipo de agresiones.

Horas después, la hija del atacante difundió un vídeo por las redes sociales en la que decía que su padre era "un gran hombre" y estaban "orgullosos" de él, mientras que en Jerusalén Este muchos negocios cerraban sus puertas a principios de la tarde para honrar su memoria.

Vecinos del barrio dijeron a medios locales que Abu Sbeih había pasado un proceso de islamización en los últimos años, y desde Gaza el movimiento Hamás se hizo responsable del ataque y aseguró que era uno de sus miembros.

"Antes de que sacrificara su alma hoy, había sacrificado siempre su dinero y años de su vida por la mezquita de Al Aqsa y por Jerusalén. Su principal preocupación era defender la mezquita", reza la nota del movimiento, que colgó varias banderas en la azotea de su casa en Jerusalén y un gran retrato.

En la vecina localidad de A-Ram, junto a Ramala y donde el atacante tenía otra vivienda, se levantó por la tarde la tradicional cabaña de duelo en la que la familia repartió caramelos hasta que fuerzas israelíes irrumpieron para inspeccionar la vivienda.

El suceso ha abierto un agrio debate en Israel porque Abu Sbeih estaba convocado por la justicia para un arresto administrativo de cuatro meses, que debía comenzar mañana, por su presunta participación en violentos enfrentamientos y agresión a la autoridad, además de delitos de instigación a la violencia por las redes sociales.

Según el Canal 10 de la televisión israelí, a pesar de conocer su pasado como activista islámico, la Policía le concedió una prórroga.

El suceso se produce en medio del período de fiestas judías por Año Nuevo y un año después de que comenzara una ola de violencia en la zona protagonizada principalmente por "lobos solitarios" palestinos, es decir, sin filiación política definida.

En este periodo han muerto 234 palestinos, en su mayoría agresores, y 38 israelíes, además de otras cuatro personas de diversas nacionalidades, víctimas de los ataques.

EFE

publicidad