Siguenos en:
jueves, agosto 17, 2017
Internacional

Cardenal George Pell reitera que no cometió pederastia

miércoles, julio 26, 2017 08:24
El prelado se presentó en los juzgados de su país para responder por los cargos de abuso sexual a menores.

El cardenal George Pell, jefe de las finanzas del Vaticano, compareció por primera vez ante un tribunal en Melbourne, Australia, para responder por los cargos de pederastia, de los cuales se declaró inocente.

Su llegada a la Magistratura de Melbourne se produjo en medio de un pequeño operativo de seguridad, del cual participaban más de media docena de policías.

Mientras a las afueras de los juzgados cientos de personas manifestaban a su favor y en contra, Robert Richter, abogado del cardenal, leía una corta declaración en la que señalaba que su cliente “se declara inocente de todos los cargos y mantendrá esa presunta inocencia".

Durante los seis minutos que duró su cita con la justicia de su natal Australia, al sacerdote -quien deberá presentarse nuevamente el 6 de octubre- se le vio tranquilo.

Pell, de 76 años, es el funcionario de la iglesia católica de más alto rango en enfrentar este tipo de acusaciones. Las autoridades aún no han revelado el número de casos de pederastia de los que es acusado ni el periodo en el que habrían ocurrido, aunque se presume que sería entre 1976 y 2001.

Esta no es la primera vez que es acusado de pederastia. En 2002, cuando era arzobispo de Sídney, un hombre aseguró haber sufrido abusos sexuales por él en 1961, cuando tenía 12 años y Pell estaba formándose para ser sacerdote; sin embargo, las investigaciones exoneraron al religioso.

George Pell es hijo de un anglicano y una devota católica en Ballarat, donde se formó en sus primeros años antes de ingresar en el seminario del Corpus Christi en Victoria. Amplió sus estudios en Roma y Oxford y, tras varios años como sacerdote en su ciudad natal, fue nombrado arzobispo de Melbourne en 1996 y de Sídney en 2002.

Al año siguiente fue nombrado cardenal por el papa Juan Pablo II y en 2014 fue elegido por el papa Francisco prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede.

El cardenal fue el primer dirigente católico en abordar los abusos sexuales a menores en el seno de la iglesia australiana, con la puesta en marcha en 1996 de un programa de compensaciones económicas, aunque recibió críticas por no dar suficiente apoyo a las víctimas.

La entidad religiosa ha pagado unos 209 millones de dólares o unos 184 millones de euros en indemnizaciones a miles de personas que, cuando eran niños, sufrieron abusos por parte de sacerdotes en el país oceánico.

 

REDACCIÓN INTERNET

publicidad