Siguenos en:
miércoles, diciembre 7, 2016
Entretenimiento

La Frida Kahlo más íntima vuelve a la vida por unos días en Montevideo

sábado, octubre 15, 2016 10:31
Con un monólogo que permite conocer la vida más íntima de la desaparecida artista mexicana, la puesta en escena ''Frida Kahlo. Viva la vida'' se estrenó hoy en el Auditorio Nacional de Uruguay donde se representará hasta el próximo 16 de octubre.

Con dramaturgia del mexicano Humberto Robles y bajo la dirección de Gerardo Bugarín, la actriz uruguaya Adriana Do Reis se enfrenta sola en el escenario montevideano a las vivencias, los miedos y las pasiones de la artista.

La puesta en escena, que lleva el nombre de una de las pinturas de naturaleza muerta de Kahlo, transcurre durante su último día de vida, en el que ella espera a varios de los personajes que marcaron su existencia y su obra, como su gran amor Diego Rivera, León Trotsky y André Breton.

Sólo dos elementos acompañan a Do Reis en el escenario. Dos iconos que engloban momentos de vital impacto en la vida de la artista: una silla de ruedas y un caballete en el que se apoyan una foto de su padre, una calavera y, por su puesto, unos pinceles.

Todos estos objetos ayudan a la actriz a guiar a los espectadores por las experiencias que se encarga de rememorar, como sus viajes a París y a Estados Unidos o el recuerdo del accidente que marcó su vida y también su arte.

Asimismo, la calavera bajo el caballete evoca la inevitable presencia de la muerte que, según dicen sus biógrafos, Frida sintió acercarse en sus últimos momentos.

El discurrir del personaje a lo largo de la interpretación hace que el público "salga pensando en sí mismo", dijo Bugarín a Efe.

"Cada persona en Frida ve un espejo de algo de su alma", aseguró.

"La gente llora por lo que le pasa al personaje, pero sobre todo llora por sí mismo. Llora por algo que puede conectar. Como es un personaje de múltiples facetas, cada persona del público conecta con algo diferente y se llora a sí mismo, se ríe a sí mismo, se sufre a sí mismo, se goza a sí mismo", reflexionó el director.

Así, el monólogo se convierte en la manera más fiel de celebrar y conocer la figura de Frida y de comprender cómo se relacionaba y volcaba con su obra.

"Robles fue muy inteligente al hacer este monólogo porque no está hecho para los conocedores de Frida. Está hecho para que se vayan de la obra conociéndola", explicó a Efe la actriz.

Aun así, no es la primera vez que ambos profesionales del teatro se enfrentan a este monólogo, puesto que ya lo llevaron a la escena teatral uruguaya hace seis años.

"En esta ocasión trabajamos el monólogo como el último día en la vida de Frida Kahlo. Ella recuerda y dejamos muy libre al espectador de que elija qué quiere recorrer, por qué caminos quiere ir", dijo Do Reis.

Para la actriz, desde el equipo se limitan a dar "hilos, puntadas" al público, puesto que todo el conjunto, incluida la escenografía, es un lienzo "en blanco" que cada cual debe pintar.

En opinión de Bugarín lo interesante de la biografía es que no está contada cronológicamente, sino salta a los diferentes pasados.

"Esa es la gracia de la obra", dijo.

EFE

publicidad