Siguenos en:
miércoles, agosto 23, 2017
Entretenimiento

El duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, hace su última aparición pública

miércoles, agosto 2, 2017 13:21
Este miembro de la familia real anunció que, a sus 96 años, se retirará de la vida pública.

El esposo de la reina Isabel II, el príncipe Felipe, anunció en mayo su intención de poner fin a su vida pública. Casi tres meses después, realizó la que sería su última aparición oficial como miembro de la familia real.

Para su despedida, el duque de Edimburgo pasó revista a tropas de la Real Marina británica, un desfile benéfico frente al palacio de Buckingham, en el centro de Londres, donde asistió como capitán general de ese cuerpo.

Durante el acto, saludó a los marines y levantó su sombrero en respuesta a los vítores que profirieron en su honor.

De esta forma, puso fin a más de 69 años de vida pública. La primera vez que representó vez a la monarquía británica fue el 2 de marzo de 1948, cuando asistió a un combate de boxeo en el Royal Albert Hall de Londres.

Desde entonces, se ha presentado a miles de compromisos oficiales, muchos de ellos como acompañante de Isabel II y otros en solitario, a la cabeza de diversas organizaciones sin ánimo de lucro.

Felipe de Mountbatten, duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón de Greenwich, es el consorte más longevo en la historia de la monarquía británica. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Marina, además es patrón, presidente o miembro de más de 780 grupos, con los cuales –según un portavoz del palacio de Buckingham- seguirá estando "asociado", aunque no desempeñará un papel activo.

Si bien el príncipe Felipe no aceptará más invitaciones públicas en su agenda, su portavoz oficial aclaró que, en el futuro, podría decidir acompañar en determinados compromisos a su esposa, con la que contrajo matrimonio el 20 de noviembre de 1947, cinco años antes de que fuera designada como soberana británica y jefa de Estado de 17 países de la Commonwealth.

Nacido en 1921 en la isla griega de Corfú, el príncipe Felipe está emparentado con varias casas reales europeas, entre ellas la danesa, la griega, la noruega, los Romanov en Rusia y los propios Windsor de Inglaterra, pues es primo lejano de su esposa, a la que conoció con tan solo 18 años.

Al casarse, Felipe cambió de nacionalidad, de religión y de apellido -adoptó el materno de Mountbatten-, al tiempo que renunció a sus derechos de sucesión en Dinamarca y Grecia.

A pesar de su avanzada edad, el duque goza de una salud relativamente buena, aunque ha estado hospitalizado varias veces en los últimos años por diferentes dolencias.

Con su decisión, el duque estaría preparando desde ya la nueva generación de la realiza británica. De hecho, se espera que en adelante el príncipe Carlos, su primogénito y heredero al trono, de 68 años, así como a los príncipes Guillermo y Enrique, tengan más protagonismo.

 

REDACCIÓN INTERNET

publicidad