Siguenos en:
miércoles, septiembre 28, 2016
Economía

Crece el escándalo por las empresas de libranzas

jueves, septiembre 22, 2016 21:54
Vesting Group es la décima firma intervenida por la Supersociedades relacionada con el escándalo de las libranzas.

El escándalo de las libranzas comenzó cuando la entidad de vigilancia ordenó la liquidación de la firma Estraval, al comprobar que esta no contaba con la capacidad de cumplir con las obligaciones adquiridas con los inversionistas.

Las libranzas permiten a los empleados acceder al crédito con un descuento por nómina mensual o quincenal. La cartera de libranzas bancarias es de 38 billones de pesos y de las firmas no vigiladas es aproximadamente de 10 billones de pesos.

Cooperativas y sociedades ofrecen créditos de libranza principalmente a trabajadores públicos o pensionados. Posteriormente, venden los pagarés que respaldan la deuda a firmas intermediarias como Estraval y Elite. Ellos, a su vez, mercadean los pagarés a inversionistas, que en muchos casos prefirieron abandonar el mercado bursátil por rentabilidades superiores al 20%.

Los riesgos están latentes: el retiro o despido del empleado que inicialmente adquirió el crédito, su muerte y embargo son algunos de ellos.

Pero también existen procedimientos fuera de la ley que están siendo investigados, como que los clientes prepagan sus créditos representados en pagarés y la cooperativa no los retira del mercado. Por el contrario, siguen negociándolos.

Otro caso más aterrador que investigan es el llamado 'gemeleo', que es tomar un pagaré y venderlo hasta cuatro veces.

El superintendente Financiero señaló que la competencia en los casos de Estraval y Elite la tiene la Supersociedades. Sin embargo, está colaborando con cualquier requerimiento. 

La Superintendencia de Sociedades tiene intervenida a Estraval, siete sociedades más y veinte personas naturales por captación ilegal de dinero, y en reorganización tiene sometida a Elite y Vesting Group.

Entre tanto, y hasta el momento, la Superintendencia Solidaria ha guardado silencio frente a este escándalo.

En el caso de Estraval, son más de 2 mil inversionistas afectados con 500 mil millones de pesos, y en el caso de Elite son más de 4 mil personas, por más de 700 mil millones de pesos.

LORENA GRANADOS

publicidad