Siguenos en:
miércoles, marzo 29, 2017
Internacional

ETA anuncia su desarme unilateral e incondicional para el 8 de abril

viernes, marzo 17, 2017 11:30
Intermediarios civiles notificarán a la justicia francesa, en nombre de ETA, la localización de los últimos arsenales de la organización terrorista, para que proceda a su desarme con la supervisión del Comité Internacional de Verificación, que se creó a finales de 2011, tras el cese definitivo de la violencia.

El desarme de ETA será unilateral e incondicional y se consumará el próximo 8 de abril. "ETA nos ha dado la responsabilidad del desarme de su arsenal y, en la tarde del 8 de abril, ETA estará totalmente desarmada", ha dicho a Le Monde Jean Noël Etcheverry Txetx, activista de Bizi, asociación ecologista abertzale.

Esta operación se ha venido gestando desde la detención el pasado 16 de diciembre en Bayona de cinco intermediarios civiles, entre ellos Etcheverry, cuando trataban de filmar la inutilización de un arsenal de ETA en Francia. La imposibilidad de llevar a cabo aquella operación así como el acoso policial permanente a los movimientos de ETA abocados al desarme ha empujado a la banda terrorista a cambiar de estrategia, acelerándolo, tras asumir definitivamente la negativa de los gobiernos español y francés a participar en el mismo.

El arsenal de ETA es bastante reducido y está en desuso desde hace más de cinco años con lo que el  desarme tiene un carácter predominantemente simbólico. La última incautación de armamento de ETA por parte de la policía francesa, en diciembre, se limitaba a 12 subfusiles, 9 fusiles, 25 armas cortas y dos granadas. Entonces se especuló con que representaba el 20% del armamento. Lo que ofrece una idea de su limitación.

Tras el cese definitivo del terrorismo, ETA pretendió negociar con el Gobierno español su desarme. Una representación de su aparato político esperó en Noruega la presencia de alguna delegación del Gobierno del PP sin éxito. En febrero de 2013, la representación de ETA fue expulsada de Noruega, tras las presiones del Gobierno español.

A ETA le costó asumir la negativa del Gobierno español y cambió de táctica a finales del pasado año al implicar a intermediarios civiles en la operación con la supervisión garantizada del Comité Internacional de Verificación. En la decisión de ETA ha pesado su evidente debilidad, ya que como organización está reducida a la mínima expresión, y las presiones de la izquierda abertzale que quieren pasar página cuanto antes.

 

JOAN AVELLANEDA / Con información de EFE y Diario El País

publicidad