Siguenos en:
jueves, mayo 25, 2017
Ciencia y tecnología

Nuevo robot accede al reactor 1 de Fukushima para analizar su estado

martes, marzo 14, 2017 08:26
El dispositivo, autopropulsado y manejado por control remoto, está equipado con cámara de vídeo, termómetro y dosímetro para registrar los niveles de radiación.
Hasta hoy han entrado dos robots a la unidad 1 de la central, el primero se atascó y el segundo quedó inoperativo por la radiación extremadamente alta.

La operadora de la accidentada central atómica de Fukushima introdujo un nuevo robot en el reactor número 1 de la planta, con la misión de medir la radiactividad en el interior y evaluar su estado de cara al futuro desmantelamiento.

El dispositivo, autopropulsado y manejado por control remoto, está equipado con cámara de vídeo, termómetro y dosímetro para registrar los niveles de radiación, entre otros sensores, según informó en un comunicado Tokyo Electric Power Company (TEPCO).

A partir de los datos e imágenes captados, los expertos tratarán de determinar la supuesta presencia de combustible fundido que pudo filtrarse desde el núcleo del reactor hasta el fondo de la vasija de contención, algo que hasta ahora no se ha podido confirmar.

Evaluar las condiciones en el interior del reactor es un paso necesario para elaborar un plan sobre la futura retirada del combustible nuclear, aunque esta tarea se ve dificultada por los niveles mortales de radiactividad en el corazón de las instalaciones nucleares.

TEPCO ya introdujo dos robots en la unidad 1 de la central pero ambos fueron abandonados en el interior después de que el primero se atascara y el segundo quedara inoperativo por la radiación extremadamente alta.

Otro aparato enviado el mes pasado por TEPCO adentro de la unidad 2 también quedó obturado y su electrónica resultó dañada por la radiactividad, aunque las imágenes que recogió aportaron información relevante sobre las condiciones del reactor, según la compañía eléctrica.

Los reactores 1, 2 y 3 sufrieron fusiones parciales de sus núcleos a raíz del desastre que originó el terremoto y el tsunami de marzo de 2011, y conocer el estado exacto de las barras de combustible radiactivo es fundamental para su manejo y retirada.

La crisis atómica de Fukushima, desencadenada por el terremoto y posterior tsunami que azotaron hace seis años el nordeste del archipiélago japonés, es considerada el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

 

EFE

publicidad